Buenas tardes,


Era un maestro con muy mala fama entre los suyos. Había traicionado a la sabiduría y la claridad recomendando libros. Ningún compañero le entendía pero él disfrutaba enormemente de sus consejos.

  • «¿Cómo hago maestro para estar más sereno?» le preguntaban. «Lee este libro sobre la serenidad amig@».
  • «¿Cómo hago maestro para bajar el stress?» le preguntaban. «Lee este libro sobre el stress ya mismo».
  • «¿Cómo hago maestro para dormir por fin y descansar?». «Lee este libro sobre el sueño claro».
  • «¿Cómo hago maestro para la ansiedad?». «Lee este libro sobre el sueño sin duda».
  • «¿Cómo hago maestro para las emociones?». «Lee sobre las emociones por favor».


Pasado un tiempo, los alumnos volvieron nerviosos, estresados, insomnes, ansiosos y con las emociones montaña rusa. Sabían más… pero su conocimiento no les liberaba.

Y le comentaron: «Hemos leído, hemos entendido, nos hemos maravillado… pero seguimos nerviosos, estresados, insomnes, ansiosos y con las emociones montaña rusa. ¿Qué hacemos?»

«Tenéis que confiar en el maestro interior sobre todo y en vuestra intuición».
Y allá que se fueron a confiar en su intuición, la cual estaba basada en su memoria, sus condicionamientos, sus prejuicios, sus esquemas, sus creencias, su conocimiento, su ignorancia y sus contradicciones.

Pasado un tiempo volvieron y le comentaron: «Nuestra intuición es la leche, certera, enorme, confiable. Hemos encontrado gurus, tutoriales, más libros, pdf descargables e información a tope. El maestro interior es guapísimo y poderoso pero seguimos nerviosos, estresados, insomnes, ansiosos y con las emociones montaña rusa. ¿Qué hacemos?»

«Tenéis que hacer la técnica superior, la que ataca vuestros problemas de emociones, ansiedad, insomnio, stress y serenidad»

Allá que fueron y cada uno escogió, muy convencido sin duda, la técnica superior. Practicaron la técnica superior y le comentaron: «La encontramos y practicamos, pero a veces nos funciona y a veces no. Nos funciona con lo que no nos importa pero no se mueve un ápice en eso que tenemos razón, en eso que es verdad».

«Entonces siento mucho decirlo, pero tendréis que buscar un maestro. Sé que es algo muy muy desagradable, que no hace falta en realidad porque vosotros tenéis conocimiento, lecturas, intuición, conexión con el maestro interior, libertad y técnicas superiores. Pero por desagradable que sea y aunque vosotros sois la leche, por si las moscas, hacedlo».

Marcharon apesadumbrados, compraron armas para detectar grietas en maestros, recelosos del consejo. De hecho buscaron al maestro del maestro, pero vivía muy lejos, no hablaba su idioma y no tenía mucha paciencia vaya. De todos ellos uno por fin se decidió y le dijo: «cuando el alumno está preparado aparece el maestro. Ayúdame».

«El maestro no aparece oye. Que estaba aquí esperando.»


En la Comunidad NO hay maestros ni discípulos que quede claro.

Pero sí que espero a los que leen pero no saben liberarse,
a los que siguen consejos para su cerebro pero no para ellos,
a los que con intuición y libertad han mirado tutoriales, videos y pdf,s,
a los que han practicando numerosas técnicas superiores y
a los que todo eso les funciona a veces, a ratos y no saben porqué.
Incluso a los que tienen explicaciones para la realidad que viven y que les lleva a la propia realidad que narran.

Estoy aquí esperando.

Comunidad

Abrazos,

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola, soy Jose!
¿Cómo puedo ayudarte?