Buenas tardes



Este escrito no es desalentador sino lo contrario. Lee hasta al final y verás.


“La verdad está sobrevalorada” leía hace tiempo en un par de titulares bastante capciosos en periódicos. Cuesta entenderlo la verdad. Llegué a pensar si era 28 de diciembre o un apartado de fake news. Pero no… era «real».

Costaba porque en realidad las penas por divulgar noticias falsas apenas existen.
Quizá es que haya que castigar a la verdad y hay que cambiar la ley porque la verdad está sobrevalorada como decían los titulares.

El caso es que también existen los perfiles falsos de redes sociales. Muchas personas en sus cuentas de Facebook o Instagram necesitan crear una tipo «Juan_Jimenez_oficial» porque a nada que tenga seguidores o impacto mediático el tal Juan_Jiménez, le surgen decenas de embaucadores dispuestos a suplantar su identidad, arruinar su carrera, destrozar su prestigio y obtener beneficio propio desde la mentira. En la época del revisionismo y la «verdad sobrevalorada» como para que a uno le salgan dobles. Pagarías sí o sí.

Existen también los falsos seguidores y los falsos likes. Si te mola el salseo hasta los puedes comprar aquí además. Conozco varias personas que se creen profesionales en su disciplina, que hablan de inteligencia emocional todo el día pero llenan su cuenta de perfiles falsos pagados. Quizá para incrementar su «marca personal» o para no mirar quizá su propia ¿verdad?.

La marca personal es quizá otro concepto falso, inflado. Conocí a un tipo que de nuevo había creado su marca con bots, 230.000 ahí es nada y ahora ya construida su marca desde la mentira, pretendía que pareciera verdad. Un amigo decía que era como las serpientes, siempre ondulando. Lo curioso es que hablaba de éxito y contrataba servicios de publicidad para lograrlo. Los inocentes le darán autoridad y credibilidad, y le copiarán las técnicas que a él no le funcionaron. La verdad quedó tan retorcida que se volvió imposible buscarla.

Están también los falsos autónomos. Al menos hay  trabajadores que dicen que no cobran lo que merecen ni tienen contratos de verdad. Luego están los verdaderos autónomos, pero al estar sobrevalorada les podemos llamar emprendedores.

Abundan los falsos profesores. A mí me ha costado mucho ser profesor en la universidad, un largo camino que siempre soñé y que simplemente se ha dado en los últimos años. Pero no es extraño el/la profesor/a fals@ el cual como una vez ha impartido una clase en un postgrado, de esos de título propio, ya es profesor/a universitari@. Fals@, pero profesor universitario.

Todos conocemos los asuntos de los falsos Masters y falsos títulos. De esos que se regalaban por nombre. Conozco tesis tan flojas que para muchos son falsas, con tamaños del efecto estadísticos de 0.18, de universidades para muchos falsas, porque una universidad sin departamentos de investigación no lo es. Poco importa, la verdadera universidad quizá esté sobrevalorada.

Es muy sencillo entender que tenemos muchos falsos políticos, debido a sus chanchullos y calidad verbal, por no hablar de la humana. Pero en tiempos de verdad sobrevalorada, esto no importa. Lo que importa es cuánta emoción son capaces de generar en la mofa al contrario. Luego hay gente que habla de su liderazgo, no verbal claro. Esto es un disparate porque si eres falso, de liderazgo tienes poco. Pero no importa. Se puede engañar al pueblo y ser líder porque la verdad está sobrevalorada.

Abundan los falsos cuerpos. En mi época veías a un luchador campeón de España con mata de pelo en el pecho y ligera capa de grasa. Te hacía volar por los aires, por su fuerza no por el aspecto de la misma. Ahora entre cirugías y retoques el cuerpo verdadero, el de la función, la salud o la atención ha sido desplazado por su aspecto. Una mega famosa de Hollywood resulta que tiene de estilista a un gran amigo mío en USA. Me dice Jose: «ella vende vida fitness, pero no pisa el gimnasio». Se hace allí cada día 3 horas de tratamientos con inyecciones, quema grasas y tecnologías varias que no recuerdo el nombre.

Los filtros también ayudan a la falsa belleza. Parecer mola más que ser. Cansa tanto que ya hay una red social que no los permite y la gente es como es, así sin más. La de vueltas que tuvo que dar la verdad, tan sobrevalorada, para encontrar un huequito.

Hay muchas falsas ayudas en el desarrollo personal. Ya me conoces, no tengo miedo en desmontarlas, a poder ser delante de los embaucadores. Leer un libro en 50 minutos y te cuentan a la par que es que la educación es muy mala. Recuperar su visión sin gafas en 3 meses, hágase millonario invirtiendo en esta moneda, fondo y academia.

El falso marketing les echa una mano. Yo trabajé los 2 últimos años en uno bueno, pero es rara avis. Se crea un viaje del héroe falso, se usan testimonios inflados, se buscan afiliados a los que por la comisión son capaces de hablar bien de tu producto y se le dice a las personas que todo depende de ellos. Decir lo que yo digo está mal visto.

Las falsas terapias existen. Hay profesiones que se hacen pasar por expertos en la mente, resiliencia, trauma, subconsciente. Diles algo que te ladran. Como Bayer y Pzifer no son éticos, resulta que eso es suficiente para ir curando depresiones y empoderando a la gente. De la verdad ni rastro acá.

Tenemos también cantantes con autotune, para muchos (me incluyo) es un cantante falso.

Abunda la falsa meditación, que es la de aliviar el stress y punto, en vez de aprender a vivenciar la profundidad de la vida. Pero se volvió tan viral, que ahora es la verdadera. Si dices algo eres un renegado, un raro, o un cascarrabias, cuando la cuestión no es lo que eres o les pareces, sino si has dicho una verdad como un templo.

La falsa filosofía está de moda. Es aquella que no necesita saber de filosofía, basta seguir una moda, estoica por favor. La filosofía incita a la reflexión no a la copia, no a mantener el status quo sino a cambiar y mejorar las condiciones de vida. Que la filosofía pueda huir de la verdad tiene tela. Lloro de pensarlo.

Los falsos neurocientíficos abundan y no me produce rabia sino casi risa. Que uno de los más famosos sea alguien que tiene CERO investigaciones da que pensar. Pero como habla de mecánica cuántica…

Sobre el cerebro podríamos dar muchos más ejemplos. El otro día un divulgador decía que la neurociencia no es de los neurocientíficos sino de todos. En efecto es para todos, pero digo yo que los investigadores tendrán algo que decir. Como divulga del cerebro, ya es un especialista en el mismo. Comete el viejo error de la dualidad: tu cerebro te engaña, si entrenas tu cerebro tú serás X, a tu cerebro le gusta la luz matinal, no procrastines porque el cerebro que procrastine es… A veces no sé si habla de mi perro o de mi cerebro la verdad. Por supuesto cita las neuronas espejo y que podemos cambiar nuestra personalidad. No te creas que pregunta a algún catedrático sobre esas burradas. No hace falta.

Mis favoritos no son ninguno de los anteriores. Son lo de la (falsa) detección de la mentira. Es una paradoja de alto nivel: que en realidad sea falso detectarla pero que pueda mentir para defender eso. Les da igual. Unos por la tele, otros porque pertenecen a fuerzas de seguridad y ellos sí, por intuición, por testículos y ovarios, ellos sí detectan la mentira. Afortunadamente no todos son así. Un gran amigo policía no es seducido por la falsa detección de la mentira.

Evidentemente lo que está sobrevalorado es la mentira, no la verdad, de ahí mi sorpresa ante esos titulares capciosos.

Este escenario dibujado no es malo per se, simplemente es así, aunque tenga sus consecuencias. Tiene su porqué, tras una época en la que parece ser que el mérito o el esfuerzo no obtuvo las recompensas sociales prometidas. Y de siempre ha habido actividades y personas más falsas y otras no tanto. Incluso uno mismo en ocasiones consciente o inocentemente ha participado de una farsa. No somos puros ni perfectos.

Lo suyo por tanto no es tanto alcanzar la verdad, la cual es un imposible, pero sí amarla y respetarla. Cuando te enamoras de ella y buscas desvelar lo falso como falso, aparece prístina y ligera.

Y no tiene precio.

Cuando no sufres de apego, de falta de conocimiento, de empatía parroquial.
Cuando no eres educado por miedo, cuando no apoyas lo mezquino, cuando no te seduce el envoltorio algo muy grande brilla.

Imagina que nada de lo de arriba te enganchara ni tentara.

Vivirías con:

  • Enorme silencio
  • Enorme libertad
  • Enorme valentía
  • Enorme desapego
  • Enorme transformación
  • Enorme conocimiento


Solo por amar la verdad, aunque logres tan solo un trocito de ella.
Dicen que a los antiguos griegos antes de morir preguntaban: «¿Tuvo pasión?»
Si la respuesta era sí, la vida mereció la pena.

Era pasión por la verdad, claro.

Abrazos,


PD: como alguno pensará que la verdad puede ser muy maleducada y por eso hay que mentir mañana veremos que no.
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola, soy Jose!
¿Cómo puedo ayudarte?